Así eres tú


Un amor se manifiesta como un relámpago, como un temblor en el núcleo de la tierra y del corazón; toma nuestros cuerpos y los sacude con frialdad y con ternura, la misma que se refleja en una rosa, o cada vez que despierto a tu lado.

Reprime las voces de apasionados no correspondidos, pero alimenta el alma de aquellos solitarios que se regocijan en escribir la esperanza que éste mismo les produce.

Aparece sin definición alguna en los “buenos días” que nos deseamos el uno al otro, en aquel desayuno que te llevo a la cama  o en aquel pendiente que ves por mi.

No tiene tiempo, no tiene forma, ni siquiera un estilo.

Incurable, destruye y arde entre los dos, se esconde en el orgullo, o grita en el deseo de nuestros cuerpos, de nuestras mentes y nuestros ideales; se consume y renace cada vez que tu boca toca la mía y crece cuando nos tomamos de la mano, cuando vacilas con tu sonrisa y me enseñas una nueva manera de vivir, sintiéndolo todo, arrepintiéndome de nada.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s