Yo lo permití

adfcd576010c8b59296a99987523b792

Pero, ¿a quién culpamos más que a nosotros mismos por lo que permitimos?

Si me besas y no te alejo, yo lo permito.

Si me tocas y me desmorono en tus manos, yo lo permito.

Si me incendio en tu mirada cuando aún no has abierto los ojos, yo lo permito.

Porque nadie me dijo nunca que te amara más de la cuenta,

porque nadie me advirtió nunca que fuera posible.

Pero yo lo he permitido, y aquí estoy, consumiéndome 4 días de la semana, y permitiéndote besarme, tocarme e incendiarme con tu mirada lo que resta de ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s