Dame tu renacer

Qué me duelan tus dolores, dame tus males y ponlos en esta manos casi blancas.

No apuñales este silencio que quiere tomar tus soledades, deja que el olor de tus cenizas cubra mis más sombríos recuerdos. Si puedes, muere dentro de mi, saca la furia de los años, vacía dentro de mi la bestia del dolor, no importa si desmayo en el proceso, si se marchitan los pétalos de mis alegrías, porque me basta la línea curva de tu sonrisa cuando olvidas las noches de muerte, los golpeados nudillos de tus días.

No importa si desmayo en el proceso, si explotas dentro de mi, si tiemblas, si desmayas al mismo tiempo, pues al final del día, mientras comienza la mañana, renacerás y traerás para los dos una alegría duradera, una alegría que se impregna en nuestra piel, que se sella en el Sol y se aferra a la nada, para ser nuevos, tú, tu cuerpo, tu alma, tus sueños y anhelos que creíste cumplir pero que ahora son otros.

Al final del día, tú nuevo yo me abrazará por la espalda y me amará sin argumentos, sin desgarrarme mientras yo desmayo en el proceso, mientras se marchitan mis pétalos de alegrías, para vivir junto a ti una nueva esencia en ambos.

Tú fuerte, yo llena de ti, ambos en llamas, ambos en ambos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s